Y sin ser rey…

Solo con la voluntad de rodar unas decenas de kilómetros y trepar la siempre demandante Torre 1 (planillas) en el Bosque la Primavera, uno puede llegar y “paladear” la vista, si se me permite abusar del término.



Justamente el día anterior otro grupo de colegas bicicleteros ascendieron a esta misma cima, algunos de ellos por primera vez… ya me contaran ellos su experiencia. Así yo hoy recordé mis primeras “subidas” a esta Torre y la posterior bajada por el tradicional “espinazo del diablo”, un “single track” de lujo para saborear el bosque como solo desde el sillín y los pedales de mi bicicleta se puede hacer. Esquivando piedras en el sendero, inclinando el cuerpo para balancear el cuerpo en una curva cerrada, agachando la cabeza para no dar con una rama baja… 

Todo ello luego de la demandante subida a la torre, luego de 10 kilómetros de pendiente hacia el cielo, la cual se detiene tan solo porque la montana así lo decidió… y así yo puedo ver todo “mi vecindario”, el Nevado allá al sur, la sierra, la presa de Valencia colindando San Isidro, la extensión del bosque, los cerros de Santa Anita y Tlajomulco, el cerro Viejo… si, simple y justamente puedo decir: Soy el rey de este… mi mundo! 

Ro

De cambios climáticos y ciclistas invisibles…

El día de hoy fui a una plática/exposición sobre los resultados de la cumbre de Cambio Climático en Cancún, en donde participaron el embajador de Mexico para el Cambio Climático y el Senador por Jalisco, Alberto Cardenas Jiménez (http://www.cc2010.mx/).
No voy a narrar la plática en sí, o lo que ellos compartieron y contestaron a las preguntas. Pero si me parece importante compartir al menos con ustedes (y que mejor que ustedes lo compartieran con más conocidos y amigos…) un detalle.
Es en relación a lo que alguien del gobierno de Jalisco que también asistió, comentó; lástima que no puse atención a su nombre y la dependencia en que trabaja, pero al momento de estar hablando sobre políticas para prepararnos ante el Cambio Climático y políticas de movilidad que suelta un comentario más o menos en el tenor de “¿Porque el gobierno se pone a hacer ciclovías si no hay ciclistas que las utilicen?”  “¿En dónde están los ciclistas?” 
No me paré porque no quise pasar como un agitador nada más, y para no bajarme a un nivel tan pobre de debate.
Mejor pensé en como subir de nivel el debate y lo primero que hice fue pensar en escribir esto y mandarlo a ustedes y a varias dependencias que creo que pudieran ser en las que este señor pudiera trabajar.
Es frustrante como, por un lado, se exponen ideas tan atractivas y esperanzadoras buscando combustibles sustentables ecológicamente, se coquetea con propuestas para una movilidad incluyente y como por el otro, se demuestra con este comentario (y tantos otros que se dan en los “hechos”) la falta de visión real por mejorar o instrumentar la movilidad incluyente en esta zona metropolitana?
¿Qué estamos esperando? ¿Qué esperan los grupos formales de apoyo a la movilidad incluyente?” ¿Van a esperar a que lleguen las maquinas a la av. Inglaterra para armar un campamento que durara tan solo mientras no los corran?
Y los políticos y funcionarios, ¿Cuándo entenderán que no es posible sustentar la forma de vida de la ciudad de Guadalajara si siguen construyendo en los alrededores del Bosque la Primavera, estrangulándolo y sentenciándolo a la extinción?
¿Cuándo los políticos escucharan a los reales “expertos” y no a sus “promotores”? Cuando podremos decirle al Gobernador: Señor, proponga una vía de tren express y haga con ello una vía verde que cruce nuestra ciudad! Ah, y que escuche en realidad.

Ro

Ahora si rodé

Y fue una delicia regresar a cruzar la “Mosca” y de ahí apuntar a “Toboganes”, para terminar por la ruta llamada (con mucha razón) la “Hermosísima”. Fue reencontrarme con un viejo amigo, fue reconocer un camino tantas veces andado, o mejor dicho, rodado…


Fue sentir la libertad de apretar el pedaleo cuando me latía que debía hacerlo o simplemente dejarme llevar por el “vuelo” acumulado o una ligera bajada en el camino. 


Con la fluidez del rodar por el camino, mis ideas fluyen de mi mente y pasan por mi atención al igual que una rama pasa cerca de mi casco, o un arbusto roza mi pierna, o una piedra surge en la curva y la llanta y mis brazos se coordinan al instante para librarla o saltarla. Recuerdo las vivencias de la semana, las frustraciones de escuchar las noticias y ver que son las mismas monsergas de vivales y agachados, de ladrones y de ciegos “mentales” …


Pero viene una bocanada de aire, el trino de un pájaro oculto en lo alto de un árbol o el saludo de otro colega que decidió también por animarse a rodar esta mañana. Y recuerdo que esas son solo una cara de la misma moneda que yo mismo he de decidir si miro con impotencia o la miro con la decisión de animarme y hacer algo.


A no ser un “locutor” mas de la radio que solo se queja del gobierno o de la vida tan injusta en este México multifacético y convertirme en un ciudadano que propone algo nuevo ahí donde tantos otros (yo mismo también) he aventado mi basura quejumbrosa para hacernos mas difícil el camino…


Así es rodar, para variar, me trae optimismo al corazón, me hace ver los obstáculos desde otra perspectiva, como cuando bajando por Toboganes veo ese paso angosto, que he aprendido a simplemente saborear en lugar de evitar, por donde mi bici y yo surcamos como saetas que buscan su destino a toda velocidad, saboreando los terrones y el rocío de una mañana de domingo más…

Un fin de semana sin rodar…

Es afirmar el gusto que me da rodar.
Es descubrir lo viable que es moverse por mi propio pie (sin motor…)

Es dibujar una sonrisa en mi rostro cuando veo a un ciclista pedalear.
Es ceder el paso al peatón, al ciclista y por que no.. a uno que otro automovilista


Es cultivar la paciencia y la tolerancia 
Es confirmar que la bicicleta también se va tatuando en mis músculos en reposo
Es hacer valer mi convicción de que no solo de autos vive el hombre 



Es un fin de semana mas!
Que tengan una excelente semana!


P.D. Y disfrutarlo con tantos que lo aprecian a uno… que mejor! y con mi nuevo paquete completo para saborear un tinto…. pos mas mejor!!! dirían por aquí. Un abrazo! 🙂



Para iniciar un dia…

Así empezó el día de hoy, antes de que saliera el sol yo ya enfilaba hacia el bosque, todavía algo dormido y con frío. 
Iniciamos la rodada como de costumbre, con el pedaleo cadencial para superar la subida tendidita de unos 5 kms antes de tomar de lleno la brecha y seguir subiendo, jeje.

Pero no paso mucho tiempo antes de iniciar la bajada, otros tantos kilómetros rozando las ramas de los pinos y sintiendo el frío que se despedía aumentando sus punzantes agujas sobre mi rostro y mis enguantadas manos.

Llegamos a un plano entre arboles y ahí me percate del sol que ya enfilaba hacia las copas de los árboles. Y me di cuenta de algo mágico, estaba lloviznando! Miré hacia el cielo pero no había nube alguna, el azul lo cubría todo allá, volví a ver hacia el camino y si, veía huellas de gotas que caían. Agudicé mi oído y sí… escuchaba las gotas cayendo con el ritmo de una tranquila llovizna. Sí, estaba lloviendo, aunque ahora las nubes no eran otra cosa que la capa frondosa del mismo bosque, que seguramente había guardado la humedad durante la noche, y ahora con el sol, al igual que nosotros, iniciaba su día y se movía para continuar su camino a través de este hermoso lugar …

Hablando al aire…

Y hay tanto por decires por eso que me cuesta encontrar por donde empezar. No han pasado mas de diez dias creo, pero se acumulan muchos temas, uno tras otro… que si hacer un post sobre el cierre del Tesoro al acceso no solo de ciclistas que buscamos un respiro en la rutina diaria, sino tambien a todos los vecinos de por ahi que lo aprovechaban para “limpiar” su sedentarismo y amedrentar  a los flojos que buscan cualquier escusa para no hacer nada.

O mejor hablar de ese gusto de ver a quince ciclistas rodando a media semana, a media jornada laboral, haciendo ver, demostrando que es posible encontrar un resquicio a las abultadas agendas artificiales y voltear a nuestra olvidada naturaleza humana de buscar, esforzarnos y alcanzar una nueva meta en cada día.

O platicar de la impotencia de ver todavía que no nos cansamos de prender infiernitos y quedarnos en ellos, mientras los vivales y los estúpidos siguen manejando “como borrachos” a este pais y lo peor, que todos los que vamos arriba del “micro”, nos quedamos sentaditos o, a lo más, nos aferramos de cualquier parte para no caer, sabiendo que igual nos va a cargar la pelona…

Al igual me surge de lo hondo de mi espíritu la esperanza (será que es un mal del mexicano?.. o sera un bien)… y pienso en México… me alegro de saber que México es mucho más que esta bola de humanos “civilizados” que lo habitamos. Es la tierra, son los contornos ondulantes de un pedazo de este planeta, sus aguas y sus cielos, los seres vivos (más que los humanos) que habitan y transpiran el aroma de milenios de leyendas e historia, son su grutas y cavernas, sus vientos y el reflejo generoso del sol que nos inunda a cada día…creo que por eso seguimos aquí. Quien mas esperanza tiene es el propio México que con todo y todo aún nos “acepta” y nos procura… manteniéndonos en esta tierra bendita que olvidamos que hemos heredado aún sin merecerla.


Ojalá que no sea tarde todavía. Yo creo que no. Soy ciclista de corazón, y eso me da para creer que no hay camino que no podamos rodar, quizás nos cansemos y crucemos a pie un tramo, quizás se pinche la llanta y tengamos que cambiar la cámara, quizás rechine un poco la cadena, pero al final es necesario que uno mismo pedalee, no podemos decir que rodamos mientras no sea uno mismo el que tome el manubrio y ruede su cadena, no importa lo que se diga… “nadie puede pedalearte tu bicicleta”.