Cuarenta y ocho

Hay que arrebatarnos unos minutos a nosotros mismos. Nos dejamos llevar muy fácilmente por las prisas de cada día. Los pendientes y deberes del diario se adueñan de cada uno de nuestros minutos, y ahora, rodeados de gadgets según esto creados para “hacernos la vida más fácil”, nos vemos sumergidos en sus garras que nos quitan los pocos segundos que podríamos dedicar a nosotros mismos. Por eso hoy, luego de un par de semana de haber inaugurado una nueva vuelta a nuestro sol y haberme regalado mi gran rodada cumpleañera,…

Leer más