A Tapalpa 2009. Segunda parte.

(Ve las fotos en Travesía a Tapalpa)

Pasaban las 3:00pm cuando arribamos a la gasolinera de Zacoalco… la de la carretera! Después de 80kms rodados, con un calor agobiante y un sol cayendo a plomo, nuestro grupo se instaló bajo una sombra y la mayoría se soltó a una relajante siestecita que les devolviera energía para lo que faltaba… la subida de las Moras. El grupo A (los más rápidos, y adaptadores de rutas…) y el grupo C (lo no tan rápidos), ya habían pasado por ahí y llevaban una hora y media de ventaja… Así que luego del reparador descanso emprendimos por la “oficial”, bordeando la carretera, cruzando parcelas y brincando una que otra puerta durante unos 10 kms antes de llegar a la imponente subida a las Moras, que a la mitad, se desvía hacia San Cayetano, una pequeña ranchería que es como la puerta de acceso a la sierra.
Tan imponente fue para mí, que no tome ninguna foto, jeje… pero testigos son mis colegas de travesía para comprobar que por ahí rodé, ví como pasaban una camioneta y luego otra… como levantaban a algunos y como nos animaban a seguir…
– ¿Cuánto falta Z? –
le grité al buen Zman que ya iba trepado en vehículo.
– Son 6 o7 kms –

Pero que kilómetros, estos kilómetros parecen medirse más en litros de sudor que en metros!
Alcancé a unos Quirogas y ya nos fuimo
s acompañando el último trecho a pie, con una llanta ponchada y ya casi alcanzando al Richard… llegamos a San Cayetano literalmente con los últimos rayos de luz, eran las 8:20pm, luego de 13 horas aproximadamente de haber iniciado esta travesía, menos unas 3 horas de descansos y paradas para apoyar a algún ponchado, calculo que fueron 10 horas efectivas, pero puedo equivocarme, no traigo computadora en mi baika.

En resumen: ¡Que día! Fresco, amanecer,
viento, arboles, luego sol, calor, más sol, sudor, sequía y agaves, para luego de *asar parcelas barbechadas y un trepadón como pocos, la mitad en tierra, la otra empedrado, alcanzamos la meta de la jornada, el bosque mágico de nuevo, los pinos, los amigos, las bicicletas silenciosas como tomando aire también a la par de sus jinetes. Se acabaron la carne pero dejaron frijoles, arroz y quesadillas, que bien brindaron energía para poder llegar al sleeping y dejarme llevar por los brazos de la noche… jeje, la osadía de acabarse la carne a más de alguno se le cobró a la mañana siguiente.

Domingo 6:15am! Despertando y empezando el trajín de recoger las casas de campaña, el desayuno y ese regalo de Dios que es ver un amanecer en el campo, sin el ronroneo del periférico o los aviones que vienen y van… sólo un tímido sol y los pajarillos… ¡ah! Y claro, los rebuznos de los burros del barrio, los de cuatro patas.

Listos todos, rumbo al mirador… como dice el Hojas, un bosque de fábula. El rodar cadencial en la subida que continuaba… bendito! No era empedrada, mi trasero lo agradeció 🙂 Llegando al mirador tomamos el fresco de las 9:20am y enfilamos de nuevo al bosque, pasando por el rancho San Panchiioooooo(No, no el de Fox), y tomando una bajada genial para cerrar con broche de oro la llegada a Juanacatlán.

Pero lo mejor no fue eso, todavía más! El último trecho, tomando por una brecha hacia Tapalpa, otro regalo, una llovizna que nos acompañó durante ese trayecto de unos 40 minutos, hasta llegar al valle de las Piedrotas! Realmente que rodar es una bendición, es hacerse parte de la naturaleza, es romper el límite entre el metal de la bici, el hule de las llantas y la piel, la sangre, el sudor y el espíritu de quien la rueda. Es dejarnos llevar en ese rodar sin dejar de ser nosotros quienes dirigimos el manubrio.

Y al final, llegando a Tapalpa, fue regocijarnos junto con los otros, sentirnos orgullosos cada quien de uno mismo por lo logrado, y de haber formado parte nuevamente de un grupo, como este que durante el 13 y 14 de Junio de 2009, nos pusimos una meta, y luego de 140, 150, 160, 170 kilómetros, los que hayan sido, logramos demostrarnos que somos capaces de más de lo que creíamos tan sólo el día anterior….

La que sigue!

2 comentarios en “A Tapalpa 2009. Segunda parte.”

  1. ESTIMADO RO: TU RESEÑA EXELENTE, SIN PRETENCIONES COMO LAS DE OTROS, JUSTO LO QUE ES Y ESE SENTIMIENTO DE LOGRO Y LIBERTAD, SIEMPRE ES UN PLACER RODAR CON PERSONAS COMO TU. EN HORABUENA Y FELICIDADES.
    DR. M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *