Aquí en la tarde que rueda.

Ya en casa de nuevo,
Una semana que ha pasado,
Y antes de lamentar no haber rodado,
Me doy cuenta de que en realidad no he dejado de hacerlo.


Sucede ahora que en la medida de lo que se puede, he convertido a mi bicicleta en mi modo de transporte más eficiente. Si bien he de utilizar el automóvil o el transporte urbano cuando tengo que llevar a mi hijo o acompañar a mi familia o cumplir con una reunion laboral. De momento, mi bicicleta me acompaña y me trae y me lleva de un lado a otro de la ciudad, entre mi casa y la oficina, entre el trabajo y un mandado, entre el trafico y sobre él.


Es un buen momento, es grato descubrir que en mi odómetro marca más de 100 kilómetros recorridos, en la ciudad, en sus orillas, en sus puentes y las calles que aunque no lo saben, también estan hechas para nosotros los ciclistas! 


Ro