Atemajac, una rodada que exige y da…

Hola, un domingo se pinto con los colores de nuestros jerseys, se inundo con el sonido de las ruedas sobre una tierra aún húmeda que nos concedió unas horas mágicas, fresco por la mañana, templados pasos entre valles boscosos, sol atemperado mientras subíamos entre montañas, y hasta un nublado previo a una lluvia para refrescar nuestra llegada…

Aquí a la derecha, se ve a la vanguardia del grupo, afrontando una de las varias pendientes que nos esperaban pacientemente. Exigiendo nuestro esfuerzo, como justo pago para disfrutar de estos rincones de nuestra tierra.

Una foto muestra de ese regalo de una rodada. Todo cansancio, cada tirón o conato de calambre, cada resoplido al ir subiendo la pendiente. Todo se olvida, todo se valora al estar aquí, al pie del mirador, mirando al valle, disfrutando el viento que nos empuja a seguir subiendo, seguir rodando.
 Otra clara imagen de lo que es rodar en la montaña… no se trata de cambiar el entorno para disfrutarlo, el objetivo es hacerse uno con el ambiente y junto con él, disfrutar cada momento, afrontar los obstáculos y en la superación saberse parte de un todo…
Aquí una estampa como pocas, felicidades amigos, y muchas gracias por compartir …
Ro

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Anonymous dice:

    Excelente rodada !!! termine algo cansado … pero cada km valió la pena…aunque los de km de bajada para mi valieron doblemente la pena…. y lo mejor que nadie salió lastimado de esa bajada retadora… aun los últimos 3 que fueron los que más pesados se me hicieron y mas por que íbamos pasando por lugares donde tenían borrego al pastor preparado y estuve a punto de pararme a comer sin llegar a la meta que era de regreso en Atemajac… valió la pena la espera…comimos en un lugar excelente….Gracias Roger !!
    Roberto C.F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *