de retos y amistades

A través de los meses o años ya…. sopas! años hace que ruedo de manera más o menos constante… ¿Cómo pasa el tiempo?!

Bueno, a lo que iba, a lo largo de este tiempo he repetido de vez en vez que rodando uno ve la vida a otro ritmo, le damos una perspectiva nueva y esta vez no fue la excepción. Nos dimos cita un viernes en lo que se convierte un refugio y un punto de reunión para tomar fuerzas y prepararnos para rodar “la Perrona”, en Atemajac de Brizuela, una ruta formidable, exigente pero generosa en naturaleza, en postales para los sentidos y que nos da a cada uno de los que la rueda, una oportunidad de conocernos un poco más. 

Aparte de eso, esta ruta nos da oportunidad de estrechar amistades. En ocasiones nos podemos dar cita un día antes y pasar la noche en la casa de un buen amigo, el doc Gerar, que generosamente nos presta su casa en el pueblo, para llegar,  descansar y recargar nuestros estómagos la noche previa, jeje… porque no podemos perdonar estar en Atemajac de Brizuela y no pasar al “mercado” y buscar unos tacos, tamales o pan dulce recién hecho, y claaaro… tomar un buen ponche junto a la chimenea mientras platicamos y departimos IMG_20140829_224040 con nuestros compañeros de rodada. Luego aprovechar un buen sueñito que aquí parece ser más reparador que en la ciudad. Será por la ausencia de ese ronroneo de autos y camiones, que en la zona urbana no cesa?  o que acá es raro escuchar alguna sirena pasar a toda velocidad, o que el aire no huele a humo o a cansancio de miles de almas que intentan conciliar el sueño con sus sueños?, No lo sé y no es este un sitio para filosofar.

IMG_20140830_075945Aún no amanece y ya empieza la actividad, nos levantamos e iniciamos los preparativos, las bicicletas parecen vibrar mientras los ciclistas vamos y venimos, ajustando jerseys, mochilas, revisando ánforas, snacks, revisando herramientas, colocando cascos y preparando a dejar la casa, salimos junto con las rilas a un día IMG_20140830_075928fresco, con nubes y sol, dirá el meteorológico, mejor día no puede haber, así que sin hacer esperar, justo cuando llega el resto del grupo, que no se quedo con nosotros esta vez, nos montamos cada uno a su bicicleta y arrancamos… la ruta esta puesta y los espíritus estamos prestos.

Aquí empieza la mágica dinámica del grupo de ciclistas, como tantos DSCF8002otros, vamos juntos pero no revueltos, van unos en punta, otros en retaguardia, otros entre ambos, cada uno va tomando su propio ritmo, otros vamos como lo que podemos decir, satélites… brincando de un punto a otro. Vamos acompañándonos y apoyándonos. En momentos el silencio nos escolta y nos guía, luego una voz por aquí o por allá, alguna anécdota, algún consejo, algún recuerdo… todo forma parte de rodar.

 

DSCF8006

Llegamos al mirador de Techaluta, rincón privilegiado de nuestra tierra, que hoy nos regala una tímida panorámica de la laguna no tan seca de Sayula, y la imponente muralla serrana de Tapalpa, el más tímido fue el Nevado, que se escondía allá a lo lejos en las nubes bajas, pero seguramente nos veía y se regocijaba con nuestra aventura, es un guardián o no?IMG_20140830_101926

Continuamos hacia la Piedra Balanceada y viene un abandono, tronó un chicote del cambio trasero en la bicicleta del Rommel y al no poder repararlo, decidió dar marcha atrás, afortunadamente estamos en un punto que le permite regresar con una mayor parte del trayecto de bajada, por lo que puede aprovechar un empujoncito de la gravedad, con eso, seguimos la ruta nueve.

Seguimos por un hermoso valle escondido en este rincón de la sierra, a la guarda de dos pequeñas poblaciones, el Sauco y San Francisco. Entramos al vallecillo por el Sauco, bajando del mirador y salimos por San Francisco, hasta llegar a la piedra balanceada, en donde reagrupamos los ocho que quedamos… ah sí! Charly ya decidió que va a ir a la vanguardia, por si encuentra algún obstáculo, creo… no lo volvimos a ver hasta que llegamos a Atemajac de Brizuela, jeje.

La piedra balanceada nos marca el punto más elevado del trayecto aIMG_20140830_112408 unos 2,800 msnm. Y viene enseguida el trepidante sendero que nos lleva en bajada hasta Juanacatlán… este single track es uno de los más chidos que me ha tocado recorrer, y es muy propenso a pasar cuota en nuestras rutas… ahora fueron al menos tres compañeros los que pagaron el tributo… Dan que casi al inició dió una vuelta sobre el manubrio al caer en un escalón del que no pudo levantar la llanta delantera, Oswaldo, que en una saliente resbaló y luego en lugar de caer hacia la vereda, cayo varios metros hacia abajo, afortunadamente sin consecuencias mayores a su short rasgado y varios arañazos de los que se daría cuenta ya en casa. Y Víc, que cayó también en el single track y el se llevó un fuerte golpe en la mano, que a la postre, le obligaría a mejor salir de la brecha y recorrer la última parte de la ruta por  la carretera.

IMG_20140830_113514 IMG_20140830_113548

Pero con todo y las caídas, los arañazos, los golpecillos del camino, llegamos sonrientes a Juanacatlán para resurtir líquidos y comer algún panecillo, que nos diera impulso para el último tramo de nuestro camino, salimos disparados hacia Ferrerías de Tula tomando una becha que en momentos se hacia single track, en partes enlodado, en otros pedregoso y en otros puntos hasta resbaloso… hasta que llegamos al extremo sur del valle donde se asienta la presa  y el poblado de Ferrerias. Vistas de ensueño nos quitaron el cansancio aunque a Vic no le quitó el dolor de la mano y fue aquí donde el se desvió por carretera, escoltado amablemente por Rober.

IMG_20140830_124100 IMG_20140830_124318Los restantes, Javier, Dan, Marco, Oswaldo, Luis y Yo rodamos los últimos kilometros a buen paso, disfrutando ya del solecito que se decidió a salir, mientras nos escoltaba hasta llegar de regreso a Atemajac de Brizuela, donde ya nos esperaban los demás…DSCF8021 IMG_20140830_135209

y luego de surtirnos en la tienda, continuamos la aventura un rato más compartiendo unas cervezas, algo de ponche y unas exquisitas quesadillas.

Así es esto de rodar, un estilo de disfrutar la vida, en donde se mezcla la bicicleta, los amigos, el compañerismo, el gusto por la naturaleza, el estar al tanto de los que se deciden a estar durante unas horas descubriendo lo que cada uno lleva en su interior al gozar lo que en el exterior, un par de ruedas, unos pedales, la voluntad y el simple gusto nos permiten encontrar.

Salud!

DSCF8001

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *