dos vueltas al sol y contando

Hace 2 años que ando por estas tierras potosinas.
El trabajo me trajo para acá. La aventura me mantiene aquí.
Una nueva oportunidad para conocer amigos, descubrir parajes, vivir otra ciudad.
Y uno de mis primeros alicientes fue descubrir que esto de la locura ciclista esta más extendida de lo que uno esperaría. Ciclistas en la calle, de todos los colores y estratos. Otros entrenando en sus parques, o simplemente paseando.
Aprender de nuevo a rodar. Ahora en montañas un tanto más secas, pero no por eso más fáciles.
Aceptar con humildad que uno puede seguir aprendiendo, gozando las rutas y compartiendo con nuevos amigos lo que las veredas pedregosas o las lomas ventosas nos ofrecen.

Nuevas tierras, mismos retos

 

Otras plantas y mismas raíces

Nuevas amistades, mismos gustos!

Sin duda se comprueba… rodando, el horizonte es el límite!

 

Ro