El poder de la mente

Hola!

Ya me había tardado en pasar por aquí, sin querer y casi pasa el mes desde mi último post…
El poder de la mente titulo el post. Tiene que ver con los límites que nos ponemos a nosotros mismos casi siempre, en lugar de impulsarnos a nuevos derroteros. Son pocos los que se levantan cada día con el pensamiento de “este es el gran día!” o “este es mi día!”. Somos muchos los que nos levantamos y al primer resbalón al salir de la casa, o pisar la piedrita que se quedó en el zapato la noche anterior ya maldecimos al día y decretamos que será un día del nabo… y claro, hacemos que sea un día del nabo, por eso está el mundo como esta (je, je y ya decrete otra vez).

En fin, después de este preámbulo, por si se preguntan qué tiene que ver esto con las andanzas sobre ruedas. Hoy complete la subida a Torre 1. Sí, claro que no es igual a emprender la trepada después de 7 horas de rodar, hoy fue la misión, trepar la torre para terminar quitarme la espinita de hace casi un mes. Mientras rodaba por este camino tan conocido y siempre con el nuevo reto de subirlo otra vez, recordaba el cansancio físico, pero sobretodo el cansancio mental que tuve hace casi cuatro semanas. Recordé el peso que le sume a mis músculos aquella tarde. El peso de mis pensamientos. 



Y hoy fue al revés, mi ánimo estaba presto, mande de vacaciones a esa parte mía que le encanta criticarme, que me sabotea y pretende hacerme sentir como el que no puede superar sus propios retos. Hoy era yo, conmigo. El que sabe cómo disfrutar una rodada, el que en una curva de subida tensiona los cuádriceps para no bajar la velocidad imprimiendo más potencia al pedaleo. Sonriendo a los colegas bicicleteros que me topaba en el camino, a los compañeros corredores que también tenían la meta de subir a la torre y regresar. Aquí abajo el trazo GPS y altimetría de esta sabrosa rodada dominical (no pude incluir el archivo .KMZ para google earth, seguiré investigando como incluirlo):



Que mejor disfrute que bajar sabiendo que había superado el reto, que una vez más lo había logrado, y junto con mis compañeros de rodada, bajamos de nuevo por el espinazo, sorteando los árboles, las ramas, los bordes del camino que nos impulsaban a cada metro, a cada pedaleo.

Aquí, abajo, Charly, Marcos y Roberto C… a toda velocidad bajando por las curvitas, luego del espinazo del diablo… cada quien a su paso, cada quien a su estilo! 


4 comentarios en “El poder de la mente”

  1. jeje, y si, ahí están bien puestas… fíjate que creo que las rodare este verano, sirve que me apoyo un tanto en el clima fresco y una protección nubosa… ya sabrán si me lanzo… sino, como dices, el año entrante ahí estarán… sigilosas y altivas como gustan!

  2. Gracias Roger, aunque ya veníamos de bajada…. en la foto se aprecia mi expresión de subida a Torre 1… jejeje … lo bueno es retomar el ritmo y ahora que ya llovió se acabaron las excusas !!!…saludos RC

  3. Exactamente Roberto, y esta iniciando una hermosa época para las rodadas, cada semana cambian las rutas .. Ojala que cada uno de los que leen estas lineas se animen a descubrir que hay un mundo mas allá del pavimento! :o) Y merece ser preservado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *