Llegar es continuar

Vi una frase buenísima en un post hace unos días, decía algo así: “Cuando el camino se ponga empinado, difícil… cambia a plato chico y cassette grande!”… en nuestro argot es el clásico payasito, es aligerar el “torque” (no sabia que esta es una palabra en ingles…).

Entiendo completamente y estoy en linea con la idea, en el ciclismo y en la vida, el movimiento es la esencia. No hay que detenernos en el andar, simplemente estar atentos a las dificultades del camino, a los retos que se van presentando para estar listos  y hacer el esfuerzo para sortearlos de la manera adecuada.

Este domingo cumplí con una meta que tenia desde hace tiempo, rodar a la cima del Cerro Viejo, guardian de los valles de Toluquilla y Atemajac, de los lechos acuiferos de Cajititlan, Chapala y las otroras lagunas de San Marcos y Sayula… la cima esta a 2,945 msnm. Es trepar 1,350 metros en casi 14 kilómetros, esto significa, unos trepadones marca “chamuco” o “lloraras”… Pendientes que van mostrándonos de lo que estamos hechos, momentos de culto al “Viejo”, en donde vemos que somos una mota de polvo en este andar. Pero una mota con la voluntad y la fuerza de superar y superarnos con cada pedaleo y con cada paso, porque si, no me de pena aceptar que en momentos me baje de la bicicleta, pero eso si, continué el ascenso en propios pies, empujando, jalando y motivando a mi propia aluminica, a mi propio espíritu… o era mi espíritu el que me motivaba a mi? No se pero la verdad es que ahí iba…

subiendo y subiendo, minuto a minuto, internándome en un bosque hermoso y que esta escondido a la vista de todos. Porque este Cerro esta a la vista de todos en la ciudad de Guadalajara y aledañas, pero pocos, muy pocos (gracias por ello), se aventuran a llegar a la cima de este coloso silencioso y modesto.

Modesto pero majestuoso, y para prueba, baste ver:

PANO_20150503_112810165

Vista hacia el sur, las granjas de moras, la laguna seca de San Marcos, la sierra de Tapalpa y a la izquierda, el Nevado.

PANO_20150503_110344588

Vista de un vallecito ya muy cerca de la cima, saliendo de la arboleda de encinos y robles, un breve descanso para agarrrar fuerza para los ultimos pedaleos y llegar a la “cima”

El merecido descanso, aquí varios de los que rodamos esa mañana... Del equipo de Tlajo, del equipo Intel, todos, un mismo equipo!Luego de cerca de 2 horas y media, un merecido descanso en la cima, junto a las antenas. Los que rodamos esta vez, del equipo de Tlajo, del equipo de Intel, todos un mismo equipo, cual debe ser… o no?

Cada uno compartiendo su experiencia, sus anecdotas, cada uno recolectando lo logrado y tomando aire para continuar, porque como dice al inicio del post… para llegar es necesario continuar.

Ro