Mi pasión

Otro episodio de mi vida es mi actuar como docente. Aunque imparto la materia de Informática a jóvenes de preparatoria, no me puedo quedar dentro de los límites de los planes de estudio y me gusta encontrar y complementar los temas con la relación que esta tecnología tiene con el quehacer diario de cada uno.

Esta es una creencia personal: “los avances tecnológicos no son la panacea para la humanidad si éstos se convierten en distractores de lo que nos hace personas. Cuando una lavadora, un celular, una televisión, un automóvil o una bicicleta se convierten en obstáculos para la relación humana, éstos no son avances tecnológicos, sino elementos para la “involución” del ser humano.

Fue por esto que para abordar el tema de los blogs, quise tomarlo desde el punto de vista de “mi pasión”. Porque así, podemos “forzar” que un tema “tecnológico”, como lo son los blogs, este ligado a una de nuestras esencias como seres humanos, es decir, anclemos la tecnología a nuestra pasión. Así nosotros damos sentido a la tecnología y no al revés.

Así que bueno, para dar ejemplo voy a hablar de una de mis pasiones; la bicicleta, el ciclismo… con lo que espero que mis alumnas tengan un punto de partida y puedan tener una idea de lo que a final de cuentas puede ser un blog con sentido.

Un blog es más que un “timeline” del Facebook, o una historia del twitter o un filtro de Snapchat. Los blogs surgieron como gritos de expresión de la experiencia humana y de nuestro innato deseo de trascender. En un blog no sólo debemos repetir hechos sino que vamos dejando ver una parte de nosotros. En ellos nos comprometemos primero, con nosotros mismos y al hacerlo nos comprometemos con los que nos rodean.

Yo les pedí que pensaran en una pasión porque para mí es sencillo, luego de ya varios años en las vías de esta vida y luego de no pocas sacudidas uno va entendiendo acerca de las pasiones, como lo son la pareja, la familia, los y las hijas. Y me di cuenta que no necesariamente puede ser claro para jóvenes que apenas están aprendiendo a vivir y explorando sus límites saber que les apasiona.

Por eso escribo esto, para ver si puedo dar más elementos a estas jóvenes que están por llegar a la edad “adulta” y que sepan lo que es y puedan identificar una pasión.

Pasión es eso que nos hace vivir intensa y conscientemente cada instante. Es algo que sabemos que no es eterno en el sentido de que lo estaremos realizando las 24 horas. Pero es algo que nos da la energía, el optimismo y la da sentido a todas las horas en las que no sucede. Mi ejemplo más claro, para ser objetivo, es rodar en bicicleta… aunque sea que ruede solamente 20 minutos para ir a mi trabajo o para ir a la tienda, esos minutos me dan alegría porque para mí, estoy disfrutando conmigo mismo, estoy apoyando a mi comunidad con un poco menos de smog, estoy dando testimonio de que es posible dejar el auto y cuando ruedo con mi esposa, con mi hijo o con un amigo es una inigualable experiencia de compartir el momento con quien quiero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo llevo mucho tiempo rodando, casi el mismo tiempo que ellas tienen de vida, jeje. Para mi puede ser fácil encontrar el ciclismo como una pasión. Y por eso me detengo hoy y descubro que para ser justo, a lo mejor lo que les pedí puede no ser fácil para ellas. O eso parecería…

…No me detengo mucho en pensar esto y creo que justo o no, es bueno. Porque no es necesario que esperen a tener 25, 30, 35 o 40 años para descubrir alguna pasión cuando la primera pasión que deberíamos descubrir es estar vivos!

Y esto para variar, me lo enseñado el rodar en bicicleta… porque cuando voy sobre esas dos ruedas y montado en el sillín, balanceándome sobre mi “rila” mientras bajo un sendero o voy trepando una colina, descubro que la vida me grita por cada poro de mi piel, en cada gota de sudor, en el resplandor del sol que se cuela por una rendija de mis lentes o en ese frío como agujas que se clava en mis manos, mis piernas, mi rostro. A través de esas andanzas aprendí que vivir es apasionante. Y aprendí que esa vida no existe sólo en la bicicleta, sino que podemos experimentar esa consciencia en cada momento del día, es cuestión de estar conscientes, atentos y abiertos a simplemente disfrutarlo.

Así es como descubro que la pasión de cada uno no es tan difícil de encontrar, es solamente que a veces nos escondemos nosotros mismos en las excusas que la misma sociedad nos va “regalando” y que inconscientemente cada uno de nosotros va “aceptando”… el ipad, el celular, la computadora, la serie de televisión, los zapatos o la blusa de moda, el partido de ese deporte… No digo que nos vayamos a la cueva y nos encerremos para evitar todo esto, no! Hablo de no permitir que todo eso que son “agregados” sustituya a la humanidad que llevamos dentro, esa chispa de divinidad que nos une con el universo y que nos grita a cada momento… vive!

Por esto, descubro que mi pasión es rodar en bicicleta, es contarles que me apasiona rodar, que mi pasión es vivir y aprender a disfrutar la vida, pero sobre todo a compartirla con ustedes fuera del plano temporal, para aprender y para enseñar. 

 

Y por eso… a rodar!

Ro

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ro dice:

    Espero sinceramente me regalen sus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *