Movilidad urbana… y humana!

(hey!, ya puedes clasificar el post … )

 Escuché una conferencia esta semana sobre un proyecto integral de movilidad urbana. Suena bastante bien. En sí, el proyecto es bastante sensato y hasta lógico. Varias ideas me parecieron dignas de compartir:

  • Las ciudades deben dejar de pensarse para los automóviles y diseñarse para los seres humanos.
  • Yo como ciclista he de ser humilde y saber que antes de mi esta el peatón… es más, yo soy Peatón!!!
  • La movilidad urbana se debe construir por los mismos ciudadanos, pero debe ser liderada por la autoridad.

Varios comentarios de otros asistentes fueron eco de mis negros pensamientos; el gobierno en Guadalajara, el estatal y el municipal (zona conurbada) no tienen voluntad para hacer realidad el proyecto. No hay cultura. Es imposible, ya somos demasiados para cambiar…

Si, es cierto, los gobiernos actuales han mostrado todo menos, pensar en el bien común. Pero esos ecos me llevaron a darme cuenta que si me quedo con los ecos no soy otra cosa que un reflejo de mis gobernantes… y no me considero inepto, soberbio ni arrogante. Así que por que no mejor, de una vez por todas, promover que el gobierno sea un reflejo de la voluntad de la comunidad, que si bien esta desordenada y desunida, en general, es mas sabía que sus propios dirigentes?

Las cosas no son fáciles, nunca lo son al inicio. Aquí ha de emplearse la creatividad, la convicción, la disposición, y sobre todo la voluntad. No soy ciclista sólo por ir algunos fines de semana a la brecha y al campo, ni tampoco por tomar mi bici para ir al súper o al banco. Tampoco por animarme a andar “solito” y contra todo riesgo, llegar a mi chamba en la “rila”.

Soy ciclista porque me gusta sentir el viento en la cara, por depender de mi propio esfuerzo para moverme, por saber que cuando no uso el carro, le regalo a mi mundo un poco más de oxigeno, y porque yo mismo me doy vida que podré aprovechar con mas intensidad. Porque puedo llegar a mi destino, sin la presión de una masa informe y en ocasiones colérica, que no tiene en sus manos ser mejor y prefiere tener en ellas un volante. Porque rodar es el primer paso para demostrar a mi comunidad que el miedo puede ser domado y que como seres humanos tenemos la habilidad para colarnos entre las ordas de un progreso mal entendido y un status quo que no debería de medirse por los litros de combustible que consumimos en un minuto.

Como dice la canción: “Por esto y muchas cosas mas…” hoy me toca hablar un poco nada más… porque aún más importante siempre será ACTUAR, ya sea atendiendo a las consultas ciudadanas, invitando a mis amigos a soltar el volante una tarde, exigir a mi gobierno que haga ciclovías, subiéndome al camión en lugar de usar mi auto, y también… escribir esto en lugar de ver la tele 30 minutos….
Y tú?