De regreso a las rodadas….

Y si, era una mañana fría, de esas sabrosas para tomar la bicicleta e internarse en el bosque… casi nada ni nadie estaba despierto. Solo se escucha el caucho de las llantas de la bici rozando con la tierra y las piedras del camino, y mi respiración traspasando el tapabocas que he armado para cubrir de las agujas de frío que me pegan de frente…

Subo y bajo por la montaña, una ardilla le gana el cruce a mi bici y salta hasta el árbol mas cercano para detenerse a la mitad del tronco y verme pasar… esquivo una grieta escondida que ve frustrado su plan de hacerme acariciar por la tierra que le cubre…

Un alto en el camino, viendo desde lo alto como la ciudad va saliendo de la pereza matinal. Veo las colinas que me separan del hogar, como verde olas que susurran inamovibles las copas de los arboles, y simulando la espuma mandan al cielo las hojas que esperaban el viento otoñal para liberarse de la rama y volar…

Un paréntesis argentino…

Hey!

10 días fuera de mi terruño, pero no tan lejos de las rodadas. Conociendo otras maneras, otra cultura… tan cercana y tan lejana a mi cultura mexicana, es la argentina…
En el hemisferio sur también se rueda… para muestra baste una foto de unos neo-amigos, che Marcelo! (Playera negra)


Se rueda a gusto tambien por allá… y tuve oportunidad de una breve probadita en compañía de los pibes Jeronimo y Guillermo… lástima que por las prisas no me lleve la cámara…

Afortunadamente no me perdí de tomar alguna caída y solo tuvimos un par de pinchaduras… verdad Jero?
Tan iguales como diferentes, pero al final, el mismo caucho, el mismo metal surcando los senderos, trepando caminos de tierra y piedra suelta, brincando surcos y esquivando uno que otro carro ya cuando dejamos la montaña!

Che Marcelo muchas gracias por prestarme la bici, y por las fotos!

Saludos y hasta la próxima!

Una mosca de Octubre…

Es fascinante rodar, de eso me convenzo cada vez que me subo a la bici, ya sea para meterme en la selva de asfalto o en la vereda silenciosa de un bosque…

Y cuando un domingo coincido con un amigo y re-descubrimos una ruta (es la magia, en la naturaleza, cada semana, cambian las rutas…) No queda mas que quedarse disfrutando ese polvo, ese cansancio de una subida, esa salada gota de sudor que dejo su sabor en la comisura de boca al ser arrastrada por el viento que te acompaña en la bajada….

Y me doy cuenta de lo sabia de la vida, en esta ocasión, Mau visito el polvo, una subidilla junto a un árbol, un pedaleo fuerte para pasar una raíz, y la raíz que se niega… resultado? Mau visitando la tierra del camino.
(No, no esta descansando… ven la raíz?… esa fue 🙂 )

Pero estaba diciendo; la maestra vida nos recuerda esto: “No hay sabor mas dulce que el levantarse de un trastabillo y seguir rodando mientras se pueda, no es así?”. Y mas adelante, con el esfuerzo nos podemos detener a disfrutar el viento frío que se cuela entre los arboles y se combina con rayos de sol que nos marcan el rostro…

… y así, una rodada mas…

PD: Habrá el Doro conseguido la llanta que perdió la noche anterior, y que le impidió rodar esta vez…?

Un pedazo de cielo…

Esta vez rodé en solitario, pero al hacerlo me dí cuenta que realmente no iba solo. Es grato darme cuenta de que esta actividad va convenciendo a mas. Y algo maravilloso de esto de rodar es que es una mezcla entre la camaradería en la compañía y el esfuerzo individual… la charla de los que ruedan y la introspección del rodante…, escuchas las platicas de otros y al mismo tiempo escuchas a tu propio corazón, tu respiración…

Aquí un par de anónimos colegas en la subida a la Torre 1. La torre de vigía Planillas, en el bosque de la Primavera. (abajo link al mapa)

Y en esta ocasión la rodada me reservaba un regalo muy especial. La ciudad amanecía cobijada por una capa de neblina, susurrante viento que apenas y se notaba. El sol no aparecía y eso le daba a la subida una cadencia fresca. El sudor daba un poquito de frío impulsando a no dejar de pedalear para poder conservar el calor. Y conforme subía por la ruta a Torre 1, la cobija de nubes se compactaba… hasta que al dar vuelta en una curva, fue como si viajara en avión y hubiera salido del banco de nubes… solo jirones neblinosos jugueteaban como hadas en el bosque y arriba en el cielo, el eterno azul, como hacia mucho no veía… azul claro, azul y mas azul… la cobija quedaba atrás, o mas bien abajo…cubriendo los sueños de una tierra que esta por despertar. Allá, en la lejanía, las orgullosas cimas de las montañas que, cual vigías, solemnes, firmes y atentos hacen guardia y saludan al nuevo día…
Para conocer mas:
Ruta a Torre1

La pandilla en formacion…

Que mejor que convencer a otros a que hagan lo que nos gusta…
Y mejor para nuestra conciencia que conjuntar voluntades para hacer ejercicio…
ya luego podremos celebrar los logros con una buena cerveza o un tinto… (Izq a der.: el Doro, Ruben, Fer y Ro)

Y aqui otro mas del clan que se forma: Paul (derecha), Fer y Ro
La bicicleta, rodar por calle o tierra, o polvo… a la sombra de nubes o bajo el candente sol. Conocer nuevos caminos o recorrer alguno ya andado para descubrir que siempre habra algo nuevo que disfrutar… Eso es para mi rodar, una vida entera resumida en cada rodada… subidas y bajadas, sudores y descansos, aprendizajes y enseñanzas por aportar…


Y no podia faltar el Mau, aqui preparandose junto con el Fer. La bici es caprichosa, pide constancia, pero es amable y siempre dara tiempo para retomar la rodada. Poco a poco, cada quien a su ritmo, cada uno se va conociendo y se hace dueño de su propia aventura sobre ruedas.

Pininos de los pininos…


Aqui la primera reseña publicada…

Y si,

Tres de los pininos nos dimos cita en postes este domingo… y si, el Mauricio llego a la cita, después de una ardua negociación con su hijo (lo esperaría para seguirla en la vía recreativa…) iniciamos la ruta a la Torre 2. Fuimos a buen paso, y bien por el Mauricio, llego a un 70% del recorrido. Y ya de regreso (bendita bajadita) nos dirigimos de regreso al 8 ½. Antes de llegar Rogelio y Fernando decidimos hacer Mosca, para esto Mauricio prefirió ir a cumplir su deuda con su hijo y se regreso antes… se que no se cayo en la bajada a postes porque ya lo vi por aquí  . Mosca fue un recorrido que empezó a cobrarnos el esfuerzo pero lo recorrimos sin contratiempos, solo Fernando correteado en la bajada por un par de chiquillos extreme …

Video muestra el espiritu aventurero de Mau, decidió no tomar el camino fácil ya enfilándonos hacia la subida a la Torre 2!

Saludos.

Inaugurando …

Hola,

Estoy iniciando un nuevo blog, este enfocado a mis andanzas en bicicleta… mas que un deporte, mas que una actividad, es un estilo de vida, una filosofía para experimentar la vida desde otra perspectiva. A través de estas lineas y las que vayan surgiendo iré compartiendo lo que he vivido y vivo cada vez que estoy sobre las ruedas, llevando y dejándome llevar por mi bicicleta, ya sea solo o en compañía…

Que la rueda te acompañe 🙂