10 Jul

Parajes

Quién pudiera imaginar estos parajes que, a primera vista parecen desolados, pudieran estar llenos de tanta vida, tanta diversidad, tanta grandeza y a la vez tanta humildad.

 

 

 

 

 

 

Mi bicicleta me llevó a este camino. Bueno, en el marco de la ruta San Luis Potosí a Real de Catorce que organizan los bicialchólicos. Acompañado de otros cuarenta ciclistas aunque no se vean en la toma. Esto es algo de la magia de rodar. No me canso de decirlo si ustedes no se cansan de leerlo; pero es la verdad. Rodar en bicicleta es un deporte pero también es algo más. No lo podemos describir de una forma fácil, y seguramente es algo que no se puede entender por los que nos escuchan, nos leen, nos esperan. No mientras no lo hayan experimentado por sí mismos.

Aquí me toca hacer mi mejor intento por traer con palabras y algunas imágenes estas sensaciones, estos pensamientos, estos sentimientos que en el momento de ir sobre la “rila” me hacen sonreír al pájaro que veo volar cerca de mi al pasar, o maravillarme de ver una pequeña flor que va surgiendo entre dos rocas que hay a un lado del camino. También trato de expresar lo que mi alma vibra, produciendo esas tímidas gotas que lubrican mis ojos al contemplar este camino recto que se va alejando y alejando hacia la colina que se ve allá adelante… borrosa como mi vista hasta que me limpio los ojos, y me sonrío a mi mismo.

Respiro hondo, me paro en palancas para trepar ese último tramo de un lomo en el camino y veo atrás, creo ver unos pequeños puntos de color al final de la recta que acabo de rodar y al frente, muy lejos para distinguirlas, pero si identificar, otros puntitos de color que son otros ciclistas que van más adelante de mi. Ahí vamos, entre paraje y paraje, acumulando sentimientos, alimentando nuestra alma, que se llena de imágenes, de sonidos, de sentires, de calores, y de fríos, de compañías y soledades durante el camino. Y cada uno nos va entregando un pedacito más de este pequeño rincón del universo preparado únicamente para nosotros que nos atrevimos y convencimos de rodar por estos parajes de dios!

 

Ro

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *