Pinceladas de una tarde en Bugas

Nota: Bugas denota a Bugambilias, conocido fraccionamiento al sur de la ciudad de Guadalajara, que es aprovechado por los ciclistas de montaña para entrenar su resistencia y practicar el manejo al contar con varias excelentes rutas tanto para trepar como para bajar…
En la siguiente imagen, dos compañeros de rodada, sonriendo aún al inicio de la trepada:

   

Un poco más adelante, aún subiendo el cerro, nuestros briosos corceles, marcando el terreno con las huellas del dibujo de cada una de nuestras ruedas, y con las gotas de sudor que se iban acumulando en los pliegues de las playeras y surcando a través del cabello siguiendo el camino invariable hacia la tierra aun húmeda de la lluvia de la noche anterior.

La humedad reblandece la tierra, y con una bajada acelerada, una inclinación de más al rodar y el resultado es casi predecible, como aquí El “Cabre” lo pudo comprobar al detenerse involuntariamente a un reconocimiento del terreno… algo que una sonrisa y la mirada de los compañeros pueden amortiguar mientras aun quedan algunos metros por seguir rodando.

Y así fue, al igual que el sol iba bajando por el poniente, aquí seguimos al Efra continuando la bajada del cerro de Bugas por el camino “rudo”.

Una rodada que bien se hace en solitario, en parejas, en grupos, ya sea por la mañana, a medio día o por la tarde… si, generalmente uno se encuentra con otros  rodantes queriendo demostrar a una ciudad inerte en su ruido y lisonja que aun vale la pena rescatar estos rincones que nos regresan eso que en un inicio nos hizo ser humanos, ser uno con el entorno, ser algo más que una masa que se mueve al compás del automóvil y su desarrollo mal entendido.

Ro

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *