Primeras impresiones (Transvolcano 2010)

Finalmente, 13 de Marzo de 2010. Transvolcano nos convocó nuevamente en Los Reyes, Michoacán. Amanecía y los colores iban tiñendo la plaza central de este laborioso pueblo.

Una experiencia que nos inunda de sensaciones, de emoción, de mariposas en el estómago aunque ya hayamos estado aquí, aunque no se compita por una medalla o se espere un cheque al llegar al destino. Más bien, uno la espera cada año, competimos ante nosotros mismos y “pagamos” por el derecho y la oportunidad de estar aquí!
Esta vez, sonsaqué a otros amigos míos y ha sido un gusto saber que se pudieron escapar junto conmigo…

Intel Guadalajara presente en tierras michoacanas… tomamos la arrancada tempranito y nos aventuramos a  este recorrido de aproximadamente 40 kilómetros entre Los Reyes y el poblado de Angahuan. Esta pequeña población que fue testigo hace 57 años de nacimiento del volcán Paricutín. Se recorren tramos de carretera que son testigos del cruce de alrededor de 200 ciclistas que a su propio ritmo, van delineando una caravana multicolor de jerseys, licras y bicicletas. 
También se recorren brechas pedregosas que cruzan
bosques y sembradíos de aguacate que se esconden del viento detrás de los pinos y los encinos. Se pasa a lado de los trabajadores del campo que ya nos ven como los locos de cada año, que van levantando polvo entre los arboles, sin ruido de motor, sólo el susurro de las llantas rozando la tierra y rascando las piedras del camino. Bueno, y uno que otro jadeo cuando uno de nosotros se levanta en los pedales para tomar impulso al sortear una rama o una piedra que se cruzo en el camino.
Todo sudor, cada raspón, cada calambre, es un trofeo para cada uno de nosotros, porque nos hemos demostrado a nosotros mismos que sí se puede señores! Para muestra una foto de los cuatro aguerridos, luego de la travesía “de ida”
Y que decir del equipo completo, porque Transvolcano no es una aventura que se viva sólo arriba de la bicicleta, es una experiencia en donde además de rodar los que nos montamos en las baikas, ruedan también los que nos acompañan en las camionetas, los que nos llevan la comida, la bebida, los que nos invitan y los que con sol, con viento, con horas de espera, nos echan porras y nos abrazan al llegar a “nuestra” meta!

Alle, alle, que aún queda mucho por rodar…. Y por contar!
   
Rogelio

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *