Salir a rodar es

Es encontrarse con amigos que no he visto en meses y sentir que fue como haber compartido ruta la semana pasada… eso sí, con más noticias que contar…

Es coincidir con otros colegas ciclistas y sentir que somos amigos, por el sólo hecho de compartir el mismo gusto por salir a rodar un poco más allá

Es ver un camino al que no se le ve final y, en lugar de temer, lo que surge es el deseo de emprender la ruta a la de ya!

Es mucho más que simplemente tomar la bicicleta, sentarte en el sillín, tomar el manillar y comenzar a pedalear… es iniciar una aventura, el tomar el rumbo de vida en tus manos, es ir más allá del asiento y convertirte junto con tu bicicleta en un vehículo que transita más allá de las 4 dimensiones…

Es reencontrar la grandeza de tu pequeñez al descubrirte parte de algo que va más allá de tu intelecto, de tu corazón, de tu alma…

Presa de San Carlos, a la altura de la zona industrial de SLP Capital

Meditando sobre la cortina, huellas del pasado sobre el presente y mirando al futuro

 

Es hacerte uno con todo lo que te rodea, porque no eres solo “el ciclista”, eres por segundos, “el agricultor”, “el ganadero”, “el taxista”, “el que rueda a tu lado”, “la de la tiendita”, “el gato”, “la grulla”…

Es … es … mucho más