Sí, se ve luz del nuevo día…

No sólo esta en nuestros hombros cambiar al mundo. Uno puede empezar a dar uno o dos pasos con el mundo encima, y claro, si es que no es uno superman, uno se va a cansar. Y desanimado, nos detendremos en el borde del camino para luego sólo ir viendo como nuestro impulso se va apagando, de la misma manera que una vela que se consume en la noche.
Escuché ayer en una de esas pláticas de sobremesa con la familia que los tapatíos, somos individualistas, y si, estoy de acuerdo. Repensando esto creo que si muchos en este terruño somos individualistas, pensamos sólo en nuestros problemas y que los demás coman pinole para silbar. Pero ese individualismo brota de la poca autoestima de mi raza. 

Sí, vuelve a aparecer este tema en este blog verdad? Somos individualistas y esto nos lleva al egoísmo. Y esto viene de la cultura del agachado, del que no gusta de mirar a sus lados y sólo sabe ver o para abajo o para arriba, somos miopes porque sólo gustamos de ver el blanco y el negro en lugar de percibir la riqueza de la “escala de grises”. 

Al fin tiene uno carro, y nada nos detiene, ahora que los demás se hagan a un lado. Cuando olvidamos la riqueza de ver a los demas a los ojos, de descubrir al vecino? en su lugar ahora sólo vemos reflejos y sombras a traves de los parabrisas de los automóviles. 

Pero ya lo decía en el título de este “post”, el nuevo día… que viene no sólo en las gotas de voluntad que se van viendo por la calles de mi ciudad en un ciclista por aquí y otro por allá,  o un grupo de rodantes que se avientan a sudar a media tarde, o un maestro que propone a la escuela que los papás y las mamás pueden salir a andar en bici con sus hijos un domingo… y yo viendo a mi hijo, cómo decir que no se puede cambiar al mundo… es un hecho, va a cambiar… ahora como Yoda solía decir… “paciencia mi joven Padawan”, y yo agrego, “paciencia, pero no dejes de subir a tu bici a la primera oportunidad!!!”, por que mi hijo se me adelanta y al rato no lo voy a alcanzar 🙂

Saludos y por la que sigue!
Rogelio