Chapaleando

Afortunadamente la vida tiende a ser más un ser como un “stand up” (improvisando), que una obra de teatro (seguir un guión). Cada uno de nosotros tiene ese libre albedrío para ir moviendo el timón hacia un lado o hacía el otro. Claro, como humanos que somos, no tenemos el completo control de lo que nos sucede, pero tenemos la capacidad de adaptar los hechos y embonarlos a una o más soluciones, o no?

Se te descompone el carro en carretera y puedes sentarte a lamentarte o salir de él y buscar si repararlo, buscar grúa o buscar un hotel y darte vacaciones…

Pues bien, es por eso que ahora estamos “Chapaleando”, por que no tenemos un guión estricto que seguir y nuestra sesión de “stand up” nos trajo, de momento, para acá, así que hemos estado viviendo este rincón mexicano con un sabor entre místico y terrenal. Tan cerca de la gran metrópoli y a la vez, tan alejado y separado. Protegido por una pequeña sierra que parece escudarlo del bullicio y la contaminación, en todos sus sentidos. Con el sonido de los pájaros y el lago y de los camiones que recorren la ribera trayendo y llevando a los jornaleros y jornaleras de y hacia Jocotepec, San Juan Cosalá, Ajijic…

He podido ver este gran lago que pinta infinitas postales a cada día. Aquí por ahora, les dejo tres.

Aquí posando con las lanchas en el malecón de Chapala, a la espera del visitante valiente que desafía el confinamiento (por cierto, que parece no existir por estos lares…)

En la siguiente toma… mirando hacia el otro lado desde el mismo malecón, una lancha pescadora, un poco de lirio, y un sol que busca espantarse las nubes para mirar…

 

 

 

 

 

 

Y aquí abajo, sigilosa, mi baika “detrás” del árbol, para no espantar a la grulla que paseaba en la orilla… aprovechamos la toma para recuperar el aire, luego de venir desde “Joco”.

 

 

 

 

 

Seguiremos descubriendo lo que este lago y sus poblados tienen para que descubramos, aprovechando que andamos por aquí…

Ro

6 comentarios en “Chapaleando”

    1. Y si!, y por más cortas que son algunas veredas, tan llenas de nuevas aventuras, vamos llenando el costal de los recuerdos para vertirlos aquí con todos, compartiendo uno se nutre, ni duda cabe! Saludos y a seguirle!

  1. Perfecto Roger. Que buena manera de redactar los momentos que vas viviendo. Gracias por compartirlos… 3 cosas que me parecen por demás sobresalientes’ el sol tratando de espantarse las nubes para mirar y del lado contrario la bici sigilosa tratando de ocultarse para no espantar. Bonita contradicción. Y muy cierto que mientras más se aleja uno de las ciudades el confinamiento igual tambien se aleja y tiene menor importancia… Saludos Mi Roger.

    1. Saludos Moy! qué gusto verte por acá… en la distancia y a la vez tan cerca en las ideas y las aficiones… así de inmenso es esto de rodar verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *