Vallartazo 2017

Oscuro, el negro de la noche lo cubre todo. Ni siquiera las estrellas se asoman. Ahora son las nubes quienes nos escoltan mientras vamos dejando atrás el pueblo de Mascota que apenas empieza a desesperezarse con los cantos de los gallos. Empezamos una vez más esta rodada épica.

Volteo atrás y veo ciclistas, miro adelante y veo a otros tantos. Voces quedas, el rumor continuo de las llantas sobre el camino rústico que nos va llevando a través de este valle alargado y todavía dormido, flanqueado por montañas y volcanes durmientes. Una vez más, para variar, tan igual y tan diferente. Es como la primera vez que la rodé. El nervio por el esfuerzo que sabemos que se avecina, la emoción de estar aquí, la alegría de disfrutar lo que me gusta, y estar rodeado de otros locos como yo, que pagamos por venir y rodar y rodar. Viejos conocidos y más viejos amigos que vamos compartiendo el camino. Nuevos amigos que se suman esta vez y se han animado a enfrentar el reto de rodar por esta sierra de mi tierra desde Mascota y llegar a la costa de Puerto Vallarta.

Los Valerio, los Fer, los Botargas, los Talas, los inteles (ahora más ex-inteles, jeje), los Greñas, los Estrella, los Gallo, las Chicas, los Oscar,  los Nuevos, los no-tan-nuevos, la porra y todos convocados por el Kaiser. Esta gracia, esta bendición de estar unidos todos en el mismo reto, a la vez de que cada uno lleva consigo su propia meta, su nuevo logro en mente… terminar, llegar en menos tiempo, no bofearse, no pararse en la subida de la pared, no deshidratarse… Esto es el ciclismo de montaña amigos, estos es vivir al 100%!

 

Primer día, nos toca recorrer de Mascota a San Sebastián del Oeste. Una ruta de 50 kilómetros aproximadamente y unos nada despreciables 2,500 metros de trepada acumulada que se presentan desde los primeros pedaleos. En el kilómetro 11 viene la primera prueba, la trepada de la “pared”… de 1,600msnm subimos a unos 2,000 msnm. En poco más de 4 kms.

Y bueno eso no es todo, porque luego de ilusionarnos en una bajada espectacular de cerca de 5 kms, debemos retomar camino hacia arriba para llegar y rozar los 2470 msnm en el punto más alto del recorrido y luego, los últimos 8 kilómetros serán una bajada hasta el mágico pueblo de San Sebastián del Oeste, enclavado en la la sierra madre occidental.

Todo este recorrido lo rodé en algo más de 6 horas, yendo junto con compas… Lasa, don Vic, el Rober y otros amigos de ruta, María y José, el Greñas, Manuel, Erika y Jessy, y otros tantos que tengo en la mente aunque no tenga sus nombres… porque estas rutas nos enseñan que todos vamos juntos, aunque en momentos no nos veamos, compartimos una meta y cada uno va al ritmo que cada uno se marca, simplemente. Vamos disfrutando, saboreando, en la auto-exigencia, con el cansancio, no hay duda, pero en la certeza que disfrutamos todo lo que vemos, oímos, olemos, sentimos… con nuestros sentidos, pero sobre todo con nuestro espíritu y nuestro corazón…

 

 

 

 

Mi fiel compañera de dos ruedas:

 

 

 

 

 

 

 

Luego de unas reparadoras tarde y noche en San Sebastián del Oeste (una pequeña muestra es la comida en la fonda de Lupita),

 

el grupo se vuelve a reunir para el arranque, algo después de las 7 de la mañana en la salida del pueblo. Y los treinta y tantos que seguimos (alguna bici sufrió falla mecánica y algún ciclista decide no continuar), arrancamos ahora hacia Puerto Vallarta.

Cualquiera pensaría (yo lo pensé la primera vez que rodé el Vallartazo) que el segundo día sería una perita en dulce, fácil, descansado, simplemente bajar a la playa. ¡Pues no!, es una rodada de otros 50 kms aproximadamente, que nos lleva a subir la parte frontal de la sierra madre occidental 3 veces si mal no recuerdo. Y acumulamos sus nada despreciables 1,000 metros de trepada. Eso sí, los paisajes son majestuosos, para muestra, chequen las fotos de algunos de los parajes que quise captar con mi lente… es una experiencia única rodar en el bosque alto, con pinos y encinos, y luego bajar a vegetación más húmeda, árboles tropicales, selva tal cual, en dónde cruzamos arroyos no una, no dos, sino cerca de 20 veces. Ni que preocuparse de secar tus pies ni la bicicleta, porque vas a seguir cruzando agua, ya tu bicicleta empieza a sonar como esas viejas tortillerías del barrio. Y luego vuelves a subir, y de nuevo bosque de pinos, y bajas otra vez, y así de nuevo. Pisas arcilla, tierras negras, tierras cafés, piedras de arroyo y lodo… mucho lodo que no te permite rodar siquiera una pedaleada. Hay que solidarizarnos con nuestra montura y cargarla para poder pasar, mientras te hundes en el fango hasta el tobillo.

Una de las bajadas que nos impulsan para cruzar cual saetas en el espesor de la selva

 

La bulera, un oasis, en el oasis

 

Rober, como todos nosotros aprovechando unos minutos reuniendo fuerza para la siguiente trepada

 

Aquí en una tinajita en el remanso del último arroyo que cruzamos, ya en pos del último impulso antes de completar la faena

 

Todo esto es la aventura y como tal lo recibimos, lo vivimos, lo gozamos, hasta que viene la bajada “larga” que nos deja ya a nivel de mar y en la parte oriental del valle de bahía de Banderas, sólo quedan 10 kilómetros por rodar, casi todo plano, ya con un camino muy hecho, sientes la humedad de la costa y saboreas la sal del mar que pareciera escucharse a lo lejos, allá donde si uno se fija a través de la bruma se ven las torres de hoteles y condominios. Pero nuestra parada nos lleva al crucero el Colorado, a pie de carretera, unos kilómetros antes de Puerto Vallarta, ahí nos espera el camión y ahí vamos llegando todos los aventureros, que gracias a dios, a la habilidad de cada uno y la solidaridad de todos, lo hemos logrado una vez más, cansados, sudados, pero más vivos que en la mañana, satisfechos y felices por vernos de nuevo, por haber compartido juntos una aventura más y por regresar para poder contar esta aventura sin igual!

 

¡A rodar!

NOS OIMOS ESTE VIERNES 6 de OCTUBRE:

En Bicicleta
También este viernes escucha a Rogelio Castillo quien nos platicará de su proyecto Rodando mi tierra!!! 5:00 pm en Radio Vital 1310 AM

 

11 comentarios en “Vallartazo 2017”

  1. Que hermosa experiencia, son un ejemplo a seguir, disfrutar la montaña con sus hermosos colores, olores, canto de pajaritos y con compañeros tan a todo dar, un verdadero equipo, los felicito y un abrazo a todos especialmente a Rodrigo mi otro Hijo, Dios los cuide

  2. Ro qué tal soy Juanito el duende esposo de Adriana iba adelante de ti en el camión, que más puedo decir que fue un placer rodar con usted y es un relato muy inspirador que anima a seguir haciendo locuras en dos ruedas y descubrir nuevas emociones y disfrutar hermosos paisajes que solo quedan en nuestras mentes un abrazo

  3. Los greñas! Jajajaj excelente narración!! Un gusto toparme con banda tan experimentada.. no cabe duda ke keda mucho ke aprender! Saludos! Y ke sigan las buenas rodadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *